Nuestro propósito es servir a nuestro Dios y a su casa en todo lo que se necesite para un buen funcionamiento en los cultos y servicios al Señor.

Estar siempre listos y dispuestos a atender y servir con amor y excelencia. Nuestro deseo es poder dejar un precedente para nuestras generaciones en el Servicio y que esto se haga una cultura en cada uno de nosotros.

Servir y amar a Dios y a nuestro prójimo con todo. Requisitos para ser parte de este equipo: Amar a Dios y su prójimo como a sí mismo y tener el anhelo de servir en la Casa del Señor.